AFIRMACIONES POSITIVAS

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Las afirmaciones positivas son algo más que un mero intento de autosugestionarnos y sabremos porqué funcionan tan bien.

¿Qué son las afirmaciones positivas?

Las afirmaciones positivas son declaraciones que formulamos sobre lo que es verdad y cierto (o queremos que lo sea) para nosotros. Tienen por objetivo el sentirnos mejor y tener una actitud positiva ante la vida y creadora de nuestra propia realidad.

Como funcionan en nuestra mente

La creación empieza siempre en una idea. Nada de lo que existe en el mundo ha aparecido por arte de magia, sino que todo ha sido previamente pensado e imaginado por alguien. Lo mismo ocurre con nuestras vidas personales: según pensemos, según visualicemos nuestras vidas, así será nuestra realidad y nuestra experiencia.

A efectos de dicha creación, es muy importante tener en cuenta cómo hablamos, pues las palabras son energía y ¡cuando estamos hablando, estamos creando! Estar, así, atentos al lenguaje que utilizamos, tanto en nuestra relación con los demás, como con nosotros mismos (nuestro diálogo interior) es esencial. Y aquí es donde entran en juego las afirmaciones positivas.

Debemos tener en cuenta que nuestra mente no entiende el "no": directamente lo elimina como si no existiese en la oración!. Así, si nosotros decimos "no quiero estar enfermo", nuestra mente se salta el "no" y se queda únicamente con el "quiero estar enfermo". De ahí la importancia de utilizar palabras y oraciones en positivo/afirmativo.

 

 

Las afirmaciones positivas deben tener tres elementos básicos

∙•••••••••Estar redactadas en primera persona, utilizando el tiempo verbal presente y usando un lenguaje positivo/afirmativo.

∙•••••••••Deben tener un efecto emocional.

∙•••••••••Deben ser ciertas para ti.

Respecto del efecto emocional: las afirmaciones positivas no surtirán efecto en nosotros a no ser que estén redactadas de una forma que nos generen un sentimiento positivo. Creamos no sólo con la cabeza sino también con el corazón! y por tanto, la creación verdadera se produce cuando unimos pensamiento y sentimiento.

Esto es así porque la Ley de Atracción responde a como nos sentimos respecto de lo que decimos y pensamos. Por tanto, al leer la afirmación positiva que hemos redactado, sabremos que es válida si nos sentimos felices, esperanzados, animados.

Respecto al tema de la certeza: es necesario que no tengamos ninguna duda sobre la veracidad de nuestras afirmaciones positivas. Si dudamos de que la misma es real o posible, nos estaremos boicoteando a nosotros mismos, pues la energía de la duda es una vibración negativa.

Una buena técnica cuando empezamos a usar las afirmaciones positivas y dudamos de alguna de ellas es utilizar en su redacción frases del estilo "estoy en el camino de atraer a mi vida..." o "he decidido que…" o "me emociona pensar/sentir que...".

Así, por ejemplo, en lugar de empezar afirmando "tengo una salud de hierro" (si no me lo creo) podemos decirnos "estoy en el camino de tener una salud de hierro".

 

 En qué nos pueden ayudar las afirmaciones positivas

∙•••••••••Tener una actitud positiva ante todo lo que nos ocurre en la vida es fundamental si queremos sentirnos tranquilos y en paz.

∙•••••••••Un segundo beneficio es que nos ayudan a fijar nuestros objetivos y metas. Existen momentos en nuestras vidas en los que queremos algo, pero no sabemos bien el qué. En el momento en el que nos ponemos a definir una afirmación positiva, estamos reflexionando sobre lo que queremos y con ello clarificamos nuestras ideas.

∙•••••••••En tercer lugar las afirmaciones positivas nos ayudan a crear nuestra realidad. Recordemos que nuestro pensamiento es creador!

∙•••••••••Finalmente, las afirmaciones positivas también pueden ayudarnos a mejorar nuestra salud. Existe una intensa relación cuerpo/mente, de hecho, son más bien una unidad: todo lo que ocurre en la mente se manifiesta en el cuerpo y todo lo que pasa en el cuerpo es un reflejo de nuestra forma de pensar.